Cuando se habla de visualización creativa siempre se tiende a pensar que se trata de un concepto místico. Sin embargo, y tal y como se va a poder comprobar a continuación, se trata de algo mucho más cercano a nosotros de lo que nos podemos llegar a imaginar.

Y es que, cualquier persona que se lo proponga, eso sí, con la práctica y con la disciplina adecuada, podrá hacer uso de este tipo de visualizaciones.

¿Qué es la visualización creativa?

En esencia, se podría decir, que este tipo de visualización, es realmente un conjunto de acciones destinado a obtener un cierto beneficio. De lo que se trata es de hacer uso de lo que se denomina como ley de atracción. Una ley, que según muchos videntes rige el Universo. Y a través de la cual todos los seres humanos pueden atraer aquello que desean sin importar lo que esto sea. Ya que el Universo tendría la obligación de hacernos vivir en la abundancia.

Añadir que este sistema en muchas ocasiones, sin ser conscientes de ello, se utiliza de manera diaria. No en vano, muchas personas expertas en la materia, y ya no estamos hablando solamente de videntes sino también de psicólogos, aseguran que esta visualización tendría mucho que ver con el devenir de las personas. De hecho, de un tiempo a esta parte, está siendo estudiada dentro del campo de la ciencia.

Por poner un ejemplo sencillo, basta con pensar en una persona determinada que no se ve desde hace un tiempo para que a los pocos minutos nos llame por teléfono.

¿Cómo funciona la visualización creativa? 

A decir verdad, funciona de una manera muy sencilla. Y es que, resumiendo mucho, se podría decir que bastaría con pensar en aquello que deseamos para que esto se produzca. No estamos hablando de predicciones, en absoluto. Estamos hablando de hacer uso de esa ley de la atracción en nuestro propio beneficio. Sin embargo, a pesar de que puede parecer un concepto muy sencillo, hay que seguir una serie de pautas que son muy interesantes.

  • Por encima de todo, se tiene que tener muy claro el objetivo que se debe alcanzar. Y es que la visualización creativa únicamente funciona con aspectos muy concretos de nuestra vida.
  • El pensamiento debe ser constante y focalizado. No es necesario estar todo el día pensando en eso que queremos pero si al menos dedicarle 5 o 10 minutos sin ninguna clase de distracción.
  • El convencimiento es clave. De nada sirve hacer uso de la visualización creativa si en nuestro interior no estamos convencidos de que esto va a funcionar.
  • La paciencia y la perseverancia son vitales. Este sistema no es algo que funcione al 100% de manera científica. Deberemos ir puliendo nuestra estrategia y tendremos que tener paciencia hasta que lleguen los primeros resultados.

Para terminar, pero no por ello menos importante, hay que añadir que una vez que consigamos aquello que hemos visualizado, seguramente tengamos que interpretarlo y matizarlo. Solo de este modo comprenderemos el poder de esta visualización creativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *