Muchos piensan que el destino está escrito y que por muchas vueltas que demos nuestro camino solo va a una dirección. ¿Pero esto es realmente cierto? ¿No podemos cambiar el destino?

El dramaturgo inglés William Shakespeare ya decía “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”. Por lo que nada es definitivo en esta vida.

¿Pero hasta donde podemos cambiar nuestro propio destino? El saber qué va a ocurrir es uno de los mayores interrogantes que todas las personas tenemos. Y no sólo nos centramos en qué puede pasar en el futuro, sino que también nos solemos cuestionar que hay después de la muerte. Todo esto ha estado reflejado en nuestra historia; trasladándonos hasta la Prehistoria con el Homo Neanderthal. Este homínido ya enterraba a sus muertos.

Pero si el destino ya viniese escrito, ¿para que nos molestaríamos en hacer nada si no serviría? Y es que no puede condicionar solo esto. El modo de proceder de cada persona influye mucho. Es cierto que desde que nacemos el destino nos ha situado en un lugar del mundo, con unas características físicas concretas y unos rasgos psíquicos. Aunque también es cierto que influye mucho la evolución de la persona.

Somos nosotros mismos los que podemos, con nuestras acciones, ir cambiando detalles. Estos pequeños detalles son los que marcan el destino. Si cambias algo, puede que te lleve a conocer a otras personas, descubrir nuevos detalles, conocer lugares increíbles…

Pero entonces, ¿cómo es que a través de la astrología nos digan nuestro destino? Para descubrirlo vamos a ver la historia de la astrología y qué es lo que ésta descubre el destino.

¿Qué historia tiene la astrología?

La astrología es el estudio de donde están y como se mueven los astros para poder adivinar hechos venideros. Además de dar a conocer el carácter de las personas. La astrología se ha utilizado como un método de adivinación desde hace siglos.

La astrología occidental tiene un origen pre-cristiano, situándose en Babilonia y en el Antiguo Egipto. Las propias bases, principios de interpretación y cálculos son herencia de la astrología greco-egipcia de Alejandría, que posteriormente la heredara fue la astrología helenística.

Diferentes culturas dan mucha importancia a los eventos astronómicos como la cultura hindú, la china o la maya, entre otras.

Pero realmente es en el segundo milenio, antes de nuestra era, cuando vemos que las raíces de la astrología parecen estar relacionadas con los calendarios agrícolas. Los cuales eran utilizados para predecir tanto los cambios estacionales como para interpretar los ciclos celestes.

¿Cómo afecta la astrología al destino?

La astrología puede ayudarnos a saber algunos aspectos que nos depara el futuro. Los astros no son capaces de decirnos exactamente lo que va a pasar, pero si darnos algunas indicaciones sobre nuestro destino.

Nos puede orientar y servir como guía para saber qué pasará en el mañana. Pero no puedes solo adoptar lo que te digan los astros, estos pueden verse condicionados por diferentes conflictos, encuentros, problemas… Cada uno de nosotros debe saber que va a hacer en cada momento y como superar los obstáculos. Por cualquier cosa que hagamos, podemos cambiar el destino y seguir un camino diferente.

Por lo que no debemos de pensar que el destino ya está escrito y no hay nada que hacer. Los astros pueden darnos indicaciones, pero somos nosotros mismos los que podemos moldearlo a nuestra manera. Tu personalidad y tu voluntad harán que el destino sea muy diferente de lo que estaba previsto para ti. No hay que dejar el destino a la suerte, sino coger nosotros las riendas. No confíes en que el azar lo haga todo por ti.

Y no sólo las acciones influirán en tu destino. Tu entorno y situaciones también pueden cambiar tu camino. Todo nos deja una huella y todo puede afectar a nuestro destino.

Así que es cierto que existe una “guía” sobre nuestro destino en la astrología. Pero no tiene que ser lo único que nos delimite. El hecho de tomar una elección nos hace dueños de nosotros mismos. Y podemos cambiar el destino en cualquier momento.

 

1 Comentario

Ana · 20 diciembre, 2017 a las 10:44

Qué gran verdad para todos los que se aferran al destino para cualquier cosa que pase! Buen post sobre motivación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *