Quien trabaja en el Tarot debe cumplir la ética mínima en todo trabajo. Y es que debe ser un profesional en todo sentido. Esto quiere decir que debe respetar su oficio, su gremio y respetar a sus clientes. Lo que además implica una mayor responsabilidad en este que hacer.

Los clientes no solo se están acercando por un servicio, sino que están abriendo su corazón y su alma ante un desconocido. Por lo que la ética radica en ese respeto por el otro ser humano sin traicionar su confianza. Y dando todo como profesional para satisfacer las demandas de quienes se acercan.

Así pues, las reglas éticas del Tarot pueden resumirse en ser un profesional integral: ser buena persona, buen compañero, buena competencia y apasionado por el servicio. Por lo tanto, si te dedicas a este trabajo o tienes pensado acceder a los servicios y asesorías de un tarotista, te invitamos a que leas estas reglas para que verifiques que eres un profesional integral. O para que puedas identificar las señales de que estás frente a uno.

Reglas éticas del Tarot

Ser buena persona

Con esto, nos referimos al respeto por los otros seres humanos sin juzgarlos. Siendo honestos con lo que se puede y no se puede ayudar. De esta manera se evita ofender a quien consulta. De antemano se pueden poner unas reglas ‘del juego’ para que se manifieste un buen ambiente.

La sinceridad y tranquilidad para hablar son fundamentales para conectarse con la persona. Así como ser conscientes de que un trabajo realizado con ética debe hacer del mundo un lugar mejor. Por lo que seguir la senda de una consulta mal intencionada no es positivo.

Ser buen compañero

No se está realizando una labor exclusiva y hay personas nuevas en el mercado. No hay que darles la espalda y mucho menos hacer publicidad negativa. Cada tarotista debe haberse encontrado con un duro comienzo. Así que estar abierto a dar una asesoría a un nuevo compañero no solo cumple con las reglas éticas del Tarot, sino que se estarán compartiendo los conocimientos. Creando confianza y ayudando a afianzar el profesionalismo de otros que también se dedican a eso.

Ser buena competencia

Con esto nos referimos a que cada tarotista debe dar lo mejor de sí. Actualizarse y mejorar. Pues con esto hará que los demás también lo hagan. Aunque son competencia, debe ser una competencia leal en la que todos busquen ser mejores, ofrecer mejores servicios y aprender más. Así que no ser egoísta con el conocimiento y estar al tanto de actividades para el gremio y comunicarlas. Hará una competencia más amigable. También es bueno acercarse a otras áreas del conocimiento como la psicología o las terapias de autoayuda.

Apasionado por el servicio

Amar y disfrutar lo que se hace es la premisa para que se cumplan las reglas éticas del Tarot. Pues de esta manera el tarotista no estará dispuesto para hacer algo indebido contra su oficio, su competencia o clientes. Entre estas cosas está la confidencialidad de la información que se recibe. No solo en no divulgarla, sino en no utilizarla para beneficio del tarotista o de otros.

Estas son las reglas éticas del Tarot. No son difíciles de cumplir. Solo hay que ser buena persona, buen compañero, buena competencia y apasionado por el servicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *