El aura puede ser vista por cualquier persona, si practica lo suficiente los ejercicios de aura.

¿Qué es el aura? Según aseguran los expertos en ejercicios de aura, se trata de una energía en forma de luz que rodea a todos los seres vivos. Es ovalada y se compone de siete capas y cada aura es diferente para cada persona.

Para hacer ejercicios de aura no es necesario ser un experto ni tener habilidades especiales: sólo hace falta paciencia. Merece la pena, pues los ejercicios de aura pueden ayudar a mejorar tanto la salud física como la salud emocional y espiritual.

Consejos generales antes de empezar los ejercicios de aura

Hay que tener en cuenta una serie de consejos generales para poder llegar a ver y sentir el aura. En primer lugar, debes elegir un lugar apropiado, en silencio y con una iluminación suave. Además, la habitación ha de tener un color suave o uniforme.

En segundo lugar, utiliza una cartulina de color blanco o negro para que te ayude a visualizar mejor el aura. Debes poner esta cartulina debajo de tu mano. A una distancia de entre 10 y 30 centímetros. La mano ha de estar abierta y con los dedos separados entre sí. Al visualizar esta mano, hazlo de forma periférica, fijándote en los bordes de la misma.

En último lugar, has de ser paciente. Al principio, te será difícil visualizar el campo energético. Y puede que sólo reconozcas una especie de niebla semitransparente. Con la práctica y muchos ejercicios, la visión del aura será cada vez más nítida y empezarás a diferenciar colores.

Ejercicios para limpiar el aura

Unión de manos

Juntar las palmas de las manos es uno de los primeros ejercicios de aura. Al principio, la separación entre las palmas ha de ser de unos 30 centímetros. Y ésta ha de reducirse de forma paulatina. Cuanto más acerques las manos, más probable será que empieces a sentir el aura. Los primeros ejercicios deben durar alrededor de cinco minutos. Y el tiempo total no debe exceder los quince.

Frente a un espejo

Otro de los ejercicios de aura que puedes llevar a cabo se realiza frente a un espejo. Puedes acompañarlo de una música suave, si así lo deseas. Has de colocarte frente a un espejo, en el que te veas de cuerpo entero, a una distancia de alrededor de dos metros. Fija tu vista en tu reflejo y, concretamente, en el entrecejo.

Respira profunda y suavemente por la nariz. Después cierra los ojos y cuenta mentalmente. Reteniendo y exhalando suavemente el aire por la nariz. Este ejercicio has de repetirlo varias veces.

De pie y descalzo

Para hacer este ejercicio de aura, has de estar de pie y descalzo, separando ambas piernas. Haz de realizar diversas respiraciones profundas para relajarte. A continuación debes doblarte hacia adelante y hacer ademán de coger el aura que se encuentra ante tus pies y levantarla con ambas manos hasta la cabeza.

Estos ejercicios de aura son una muestra de la gran variedad que pueden ser realizados con el propósito de mejorar nuestra salud y sentirnos bien. Ejercicios sencillos que nos serán muy útiles en cualquier momento de nuestra vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *