Ruptura de pareja hay a diario. A veces no se quiere dejar la relación, o en otras ocasiones la persona que deja. Y aunque ser el dejado es lo más duro, la otra parte tampoco lo pasa bien. Sea la situación que sea, una ruptura siempre es difícil para toda las partes.

Cuando finalmente se termina una relación, siempre suele haber una etapa de decaída. El duelo siempre hay que pasarlo. Cada persona pasa esta etapa como quiere o puede. Pero siempre hay fases que solemos experimentar todos.

 

Fases de la etapa de duelo en una ruptura de pareja

  • Estado de Shock. El duelo comienza por esta fase. La persona no se cree que se haya acabado la relación. Emocionalmente la persona actúa como si no hubiese pasado nada y todo siguiese como estaba. Esta fase de negar que ha habido una ruptura es más frecuente en las personas que “han sido dejadas” que las que han dejado. Ya que las que han decidió romper la relación ya han tenido esa fase de asimilar que se ha acabado la relación
  • Negar que se ha acabado. La persona sabe que se ha dejado la relación pero no quiere admitirlo y sueña solo con volver. La mente busca solucionar los problemas y retornar la relación. Esta fase del duelo se va eliminando cuando la persona, con el tiempo, puede concienciarse de que la relación ya acabó y no hay vuelta atrás.
  • Tristeza y depresión. Se comienza a ver cómo ha cambiado todo. Estas consecuencias hacen que la persona sienta una tristeza al ver el futuro sin la otra persona. Recuerda que la tristeza es necesaria para conectar con lo que ha pasado y asumirlo. Con el tiempo toda ruptura de pareja se supera.
  • La culpa. Esta fase es de las más características. Darle vueltas a lo ocurrido y a lo que se podría haber hecho es algo que representa a esta fase del duelo. Los pensamientos negativos y los obsesivos en buscar responsables hace que psicológicamente la persona sufra un estado de ansiedad. La persona afectada se carga la culpa. Esto es algo que no tiene ningún sentido. En una relación cada uno tiene su papel y nadie es culpable de nada. La relación no ha funcionado y cada uno tendrá sus motivos y razones para no seguir.
  • La rabia. Una vez que se acaba esa culpa, entra la rabia. Esta fase podría decirse que es la más beneficiosa. Al sentir rabia por esa persona, se evita y se busca quitarla de nuestra propia vida. Este sentimiento hace que nos mantengamos lejos de la otra persona. Pero no es bueno seguir siempre en esta fase. Es algo que también debemos superar. Sino la rabia se volverá contra nosotros mismos.
  • Acéptalo. Si sabemos cómo llevar la rabia, podremos pasar a la fase de aceptación. Lo que se siente aquí son emociones que ven lo que ha pasado como una experiencia. Aceptarlo es asumir lo sucedido, pensar en nosotros mismos y dirigir la mente hacia el propio futuro y no hacia el pasado con esa relación. Esta aceptación es clave para superar la ruptura.

Estas fases no son lineales, pueden interponerse entre ellas. A medida que pase el tiempo te das cuenta que solo han sido las fases de superación. La relación que ha acabado solo será una vivencia más de nuestra vida.

ruptura de pareja

Consejos para superar una ruptura de pareja

Estos consejos son para los que ya hayan pasado la época de duelo. Cuando se ha aceptado que la relación ha terminado. Aunque en muchas ocasiones queden cosas por sanar, hay cosas que pueden ayudar a que todo se vea mejor y como algo pasado.

  • Cambiar la forma de ver la ruptura. No hay culpables. La vida se basa en aprender.
  • Conocer gente nueva. Personas que tengan aficiones y pensamientos afines. Gente con la que nos sintamos a gusto. Esas personas tienen gran poder para mejorar la situación, para hacer sentir mejor y hacer desaparecer lo negativo de nuestra mente.
  • Mantenterse activo/activa. Aunque no apetezca volver a hacer algunas actividades, no importa. Hay que mantenerse activo, sino solo se consigue seguir pensando en lo que ha pasado y tener pensamientos negativos constantemente.
  • Olvidarse de sentirte como la víctima. Es normal sentir un sentimiento profundo. Pero nadie es víctima de nada. Debemos seguir con nuestro camino. Una ruptura no limita quien es cada uno, sino que nos hace más fuertes.
  • Observar lo que se tiene alrededor. Todos tenemos muchos elementos importantes en nuestra vida. Debemos valorarlos y sentirnos orgullosos de lo que tenemos. Un consejo, es que escribir todo lo positivo de nuestra vida, el mundo tiene mucho que ofrecernos, y leerlo cuando nos de algún bajón.
  • No se necesita a nadie para ser feliz. No es bueno ocupar el vacío de una ruptura de pareja con otra persona rápidamente. Lo más valioso somos nosotros. Hay que darle tiempo y superar el duelo. La única persona que estará con nosotros somos nosotros mismos. Debemos querernos, valorarnos y salir. La vida nos puede sorprender.

El duelo de una ruptura de pareja es una etapa de trance que todos acabamos superando. Al principio todo se ve muy oscura, y se cree que nunca se va a salir de ahí. Pero créeme, todo pasa y todo se supera. Ya lo decía esta frase de un autor desconocido “Las relaciones son como el cristal, a veces es mejor dejarlos rotos que hacerse daño tratando de unir los trozos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *