El tarot es una disciplina o una forma de conocimiento que se practica desde hace siglos. Ya en la Antigua Grecia, el Oráculo era utilizado como forma de conocer el futuro. El tarot, o la adivinación por medio de las cartas es, sin embargo, una disciplina más actual. Pues su origen se remonta al siglo XIII, cuando los mercaderes del Mediterráneo recorrían la Ruta de la Seda por Asía, trayendo entre sus pertenencias un primer mazo de cartas con propiedades adivinatorias.

Posteriormente, ya en el siglo XV se fueron añadiendo nuevas cartas y haciendo la baraja del tarot más grande. En la actualidad, existen diferentes barajas de tarot. Y las cartas presentan símbolos de las principales religiones monoteístas del planeta: judía, musulmana y cristiana.

Esta práctica adivinatoria siempre ha sido puesta en cuestión y, en ocasiones, tachada como una forma de timo o estafa. Pero la realidad es que en muchos países es una actividad considerada legal. En cualquier caso, esto no libra de que existan muchos interesados en ganar dinero fácil a costa de la desesperación y la urgencia de muchas personas que acuden a esta práctica.

Para evitar este tipo de situaciones, a continuación os comentamos algunas claves para reconocer a los verdaderos tarotistas profesionales, y no a aquellos que quieren ganar dinero rápido mediante el engaño.

La capacidad de convencimiento

Esta es una de esas artes a las que acuden quienes se quieren aprovechar de situaciones de urgencia o desesperación. A menudo estos “tarotistas” intentan convencer a sus clientes con sus prácticas adivinatorias, para generar esa sensación de conocimiento sobre los temas a tratar.

Esta es una muestra de que no se trata de un buen tarotista. Los profesionales de este oficio no van a convencer a sus clientes de nada, sino únicamente sugerir propuestas y guiar a la persona a la que aconsejan en su camino empresarial. Debemos desconfiar de aquellos que insisten en temas que no son relevantes o que la persona no quiere escuchar únicamente porque “lo vio en las cartas”.

El respeto por las tiradas del tarot

Otra de las claves para diferenciar a los profesionales de los llamados “vendehumos” es el respeto por las cartas. Los verdaderos tarotistas son muy respetuosos con la tirada del tarot.

Obviamente, cada uno de ellos tiene su propia personalidad y su modo de actuar. Pero algo que casi nunca falla es que aquellos que se muestran muy extravagantes en sus gestos e incluso un tanto ridículos, no son verdaderos profesionales, y deben fingir para causar expectación entre sus clientes.

Un buen tarotista no finge, no actúa, conecta con las cartas y lee la tirada. En muchos casos incluso ofrecen tiradas gratis para probar la eficacia de sus predicciones. En el tarot de tarotfiable.es tenemos una muestra de ello. Es un tarot fiable en el que participan videntes y tarotistas de reconocido prestigio y que respetan su profesión.

Otro ejemplo es lectura del tarot, en el que también ofrecen tarot gratis. Si quieres conocer más sobre tu futuro y de un modo respetuoso y sincero, consulta al tarot fiable gratis.

tarotistas

Las recomendaciones y las referencias

Además de los aspectos espirituales y de respeto por la profesión, no podemos olvidar que el tarot es un oficio para muchos profesionales. De ahí se deduce que sea tan importante el buen nombre y la buena imagen.

Las referencias de los demás son muy importantes. Especialmente si son de personas que ya han consultado varias veces el mismo tarotista y han obtenido resultados con él.

Suele ocurrir que la gente que se dedica de manera seria a las cartas no hace publicidad, pues su número de clientes o consultantes es tan alto que no dan a basto. Los buenos tarotistas atraen a las personas por los comentarios y las recomendaciones de otros clientes.

De ahí la importancia de los tarotistas en ofrecer buenos servicios. Pues esto es el pasaporte a conseguir nuevos clientes. Si una persona conocida habla bien sobre un tarotista, las posibilidades de consultar a ese profesional se elevan de manera importante.

Un tarotista no es un portador de malas noticias

Una última indicación para reconocer a un buen profesional es su actitud ante las predicciones a futuro. Lo que dice el tarotista no es necesariamente lo que va a ocurrir en el futuro, sino que únicamente puede servir como guía espiritual a tomar o no.

Así, los verdaderos tarotistas son aquellos que están dispuestos a escuchar a sus consultantes y explicar lo que dicen las cartas con mesura y tranquilidad. Un buen profesional no miente, ni asusta, ni fabula. El tarotista no es portador de malas noticias, ni disfruta con eso, simplemente ofrece posibles escenarios a futuro que pueden darse atendiendo a unas determinadas circunstancias que dependerán del consultante que se produzcan o no.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *